La Prehistoria, hoy

SENITEL DEL NORTE… CANIVALES?

Dónde queda?

Esto fue en la isla Sentinel del Norte que es una pequeña isla de unos 72 km² de superficie, que pertenece al archipiélago de las islas Andamán, en el océano Índico, administrada oficialmente por el gobierno de India.

En la práctica, las autoridades indias reconocen el deseo de los isleños de quedarse solos y restringen su papel al control remoto, incluso permitiéndoles matar a ciudadanos indios sin enjuiciamiento cuando intentan entrar ilegalmente en la isla.

Última noticia por la que fueron conocidos.

Los habitantes de la Isla son hostiles con los visitantes. En noviembre del 2018, un estadounidense John Allen Chau, fue llevado por unos pescadores a la isla donde murió al intentar acercarse a los visitantes. Al logró entablar un juego con unos niños hasta que uno de ellos le tiró una flecha que atravesó la biblia que el estadounidense llevaba. Huyó en una canoa y a los dos días volvió a la Isla, allí fue, presuntamente, atacado por flechas y asesinado. El cuerpo no se pudo recuperar.

El diario de viaje que John Allen Chau mantuvo hasta los últimos días y horas antes de su muerte muestra a un joven viajero que se veía como un misionero cristiano. “Ustedes quizás piensen que estoy loco por hacer todo esto pero yo creo que vale la pena proclamar a Jesús a esta gente”, escribió a su familia, en una última carta escrita en la mañana de su muerte.

Las últimas noticias que hubo de los pobladores de la isla habían sido en años anteriores donde por ejemplo, en el 2004 atacaron con flechas a un helicóptero que investigaba los daños ocasionados por el tsunami o en el 2006 un barco naufragó cerca de la isla y sus tripulantes tuvieron que defenderse de los pobladores hasta que un helicóptero logró rescatarlos.

 

 

Lo que se sabe de los habitantes de las Isla.

La isla está habitada por aborígenes cazadores-recolectores de color, de la etnia Sentinel, que seguramente provienen de África y serían descendientes de los jarawa o los aeta. Son de naturaleza belicosa y agresiva, y viven en completo aislamiento de la civilización moderna. Hasta donde se sabe, no dominan el fuego y según registros históricos han asesinado a visitantes o intrusos tan pronto llegan a la isla, lo que les ha hecho ganarse un muy mala reputación.

 

Algo para aprender de esta población….

La relación de los sentineleses con el medioambiente es un hecho destacable, ya que la biodiversidad de la Isla permanece inalterada a través del tiempo. El bajo crecimiento demográfico, el aislamiento agresivo, el hecho de no ser agricultores y quizás otros factores no conocidos por ahora han contribuido a que el ecosistema de la isla Sentinel del Norte no se haya alterado, siendo un ejemplo de relación ser humano naturaleza sostenible.

 

Un poco de historia de los contactos con esta población.

El primer contacto con la tribu tuvo lugar en el siglo XIX, tiempo en el que la India era colonia inglesa. El oficial del Imperio Británico M. V. Portman, fue el encargado de encabezar una expedición a Sentinel del Norte. El militar fue acompañado, además, por miembros de otras tribus, que tenían por objetivo rastrear a los desconocidos indígenas. Tardaron varios días, pero, finalmente, encontraron una pareja de ancianos y algunos niños, a los que llevaron consigo. Según parece, los adultos murieron pronto, posiblemente a causa de alguna enfermedad. Los niños fueron devueltos a su hogar poco después.

Ya a mediados del siglo XX, las autoridades indias comenzaron a prestar atención a la isla y a sus habitantes. De este modo, comenzaron a hacer viajes a la misma de vez en cuando con el fin de entrar en contacto con los miembros de la tribu. Para comenzar con buen pie, optaron por dejar regalos en la orilla de la isla. En una de las expediciones les dejaron dos cerdos y una muñeca. Sin embargo, los sentineleses decidieron matar y enterrar a los puercos junto con el juguete.

Ya en la década de los 80, las autoridades indias comenzaron a realizar viajes a Sentinel de forma cada vez más frecuente. Continuaban tratando de ganar la confianza de la tribu poco a poco, utilizando regalos. Parece ser que los sentineleses a veces respondían con gestos amistosos en la distancia. Sin embargo, otras corrían a coger sus arcos y sus lanzas para atacar a los invasores.

Las autoridades indias solo acuden en momentos puntuales. Ya en 2017, el Gobierno promulgó una ley que pena con severidad (3 años de cárcel) a cualquier persona que saque fotos o filme a los aborígenes.

 

 

Ir a la barra de herramientas