Compartir
La estupidez humana no tiene límites
Los asesinos orgullosos

La estupidez humana no tiene límites

La estupidez humana no tiene límites

Cecil,era un majestuoso león macho de 13 años que representaba un símbolo para Zimbabwe al ser la “mayor atracción turística” en Hwange, el principal parque de fauna del país, fue encontrado muerto, sin piel ni cabeza. Un hecho lamentable, que fue a causa de un capricho del ser humano, y peor aún, teniendo en consideración que su deceso acarreará el de sus 6 crías, al presentarse un nuevo jefe de manada que no los aceptará, por querer iniciar su propio legado.

cecil 5

Como si no fuesen suficientes malas noticias, el león fue cazado de manera ilegal y por 3 personas que no tenían licencia, al herirlo con una flecha y seguir sus pasos durante dos días, hasta que lograron llevarlo más allá de los límites de la reserva que lo protegía con la ayuda de un cebo de carne y un rastro de sangre, para finalmente dispararle y acabar con su agonía.

“Tuvo que ser horrible. Todo lo que hicieron fue ilegal”, aseguró el director del Equipo de Conservación de Zimbabwe, Johnny Rodrigues al Diario El País, y agregó que, incluso intentaron romper el GPS que llevaba el felino y que le permitía ir a sus anchas por el parque.

Hasta el momento, las dos personas que organizaron la expedición fueron detenidas y pasarán a disposición de la justicia, y bueno, el cazador, al que se le pagaron nada menos que 55 mil dólares por “el trofeo”, sigue libre. De todas formas y para apaciguar un poco del dolor que puede causar la pérdida de Cecil, se sabe que sus días fuera de la cárcel están contados, ya que se confirmó que es de nacionalidad española y que pertenece a la Asociación de guías y cazadores profesionales de Zimbabwe (ZPHGA), quienes no dudaron en confirmar que uno de sus miembros dirigía la caza, y que por consiguiente, decidieron suspenderlo de su cargo hasta poder confirmar todos los hechos.

Una historia triste, que destruyó a toda una familia, que tiene a un país completo realmente afectado y que es la consecuencia de tan sólo 3 humanos fríos, ambiciosos, sin conciencia y destructivos.

La caza de animales exóticos se ha transformado en un vicio para algunas personas. Tanto es así que llegan a pagar miles de dólares para viajar a África y matar un león, un rinoceronte o el animal que se les antoje borrar de este mundo. En este caso, un dentista estadounidense se introdujo en la sabana de Zimbabwe, guiado por otros dos hombres, con el objetivo de asesinar a un león y llevarse la piel de vuelta a su país.

La noticia ha causado conmoción en las redes sociales. Y no es para menos… Planearon todo para que el animal saliera del recinto protegido, luego el tipo le disparó una flecha, pero eso sólo lo dejó agonizando por casi dos días, hasta que finalmente le dio muerte y huyó del lugar. La gente no ha quedado indiferente:

Ahora el conflictivo pero bastante acertado presentador, Jimmy Kimmel, se desquita contra Walter Palmer, quien seguramente es uno de los hombres más odiados en las redes sociales en este momento: