Compartir
Cerati, más vivo que nunca

Cerati, más vivo que nunca

Dibujó poesía. Navegó pentagramas como quien mejor conoce la galaxia de la música. Conquistó la fama en grupo y consolidó su calidad en su carrera como solista. Probó las mieles del éxito y sucumbió en algunos de sus placeres. Cantó y conmovió. Tocó y la guitarra y su total agradecimiento se hizo inmortal. Como él. Grabó un total de 12 discos de estudio que siguen vigentes y son inspiración de sus colegas y de jóvenes que lo admiran a lo largo de todo el continente americano. Fue productor de músicos que lo recuerdan como un genio.

cerati

Incursionó en muchos géneros musicales, desde el pop, pasando por el folclore y la electrónica hasta el rock. Revolucionó la escena musical en Latinoamérica. Rompió records de ventas de discos. Hizo colapsar ciudades tocando gratis para cientos de miles de personas. Dejó frases que se repiten en redes sociales. Dejó frases que se repiten en los auriculares de hombres y mujeres que viajan y vuelan con él. Dejó un recuerdo y un camino. Llenó la música de emociones. Nunca desafinó. Se empezó a despedir muy temprano y se nos fue en medio de la esperanza de verlo volver. Tal como alguna vez nos cantó.

gustavo cerati

Lejos de perder calidad, su carrera iba en ascenso. Fue extremadamente popular con su primera banda. Como solista, sus discos iban doblando la apuesta. Y siempre ganaba. Ganaba premios y aprobación del público. Quizás fue uno de los pocos casos en la historia mundial de la música donde la separación del grupo que le dio el éxito, no significó una pérdida de popularidad ni calidad en lo que vino después.

 

Gustavo Cerati nos quedó demasiado grande. Se ocultó y desapareció entre la niebla. Esa niebla que es la eternidad y que nos lo devolverá siempre que queramos disfrutarlo.