Compartir
¿De dónde vienen las tortas fritas y por qué se comen cuando llueve?

¿De dónde vienen las tortas fritas y por qué se comen cuando llueve?

El origen de las tortas fritas es alemán, pero se cree que llegó al Río de la Plata de la mano de inmigrantes españoles y árabes. Estos últimos llamaban “sopaipilla” a esta torta, que a su vez proviene del germano Suppa y significa “pan mojado en líquido”.

Según el diario El País, los árabes habían tomado esta receta durante su tiempo en Europa y el vocablo fue traducido al español como “masa frita”. Posteriormente, la costumbre fue llevada a algunos sectores de América de la mano de los inmigrantes que arribaron.

En Alemania estas pequeñas tortas se conocen como Kreppel; por eso en los lugares latinoamericanos que tienen una gran colonia alemana, las tortas fritas se conocen con ese otro nombre. Es el caso de Coronel Suárez en la provincia de Buenos Aires o Crespo en Entre Ríos.

La tradición uruguaya de hacerlas y comerlas fundamentalmente cuando llueve, se remonta a la época de la colonia. Se dice que antiguamente las mujeres de la casa recogían el agua de la lluvia y con ella unían la masa.

Existen distintas recetas y generalmente depende de cómo se hagan en cada casa (suele transmitirse de generación en generación). Pero una receta básica lleva 500 gr de harina, 5 cucharadas de grasa derretida, 1 huevo (opcional), ½ taza de leche (preferentemente tibia) y 1 cucharadita de sal gruesa.

Quizás el origen de esta receta sea alemán y puede que los inmigrantes la hayan introducido a nuestro país, pero lo que no cabe dudas es que la torta frita es una de las comidas más características del Uruguay, y comerlas en los días de lluvia, forma parte de las más antiguas tradiciones de nuestro país.